Entrevistas

Sex Museum

Cuando el resto de músicos que pasarán por Dorado Live Shows aún no habían nacido (o iban en pañales), los cinco componentes de Sex Museum ya ponían en pie baretos de Malasaña de nombres celestes como La Vía Láctea. Tres décadas largas después el grupo y los bares siguen en activo, interactuando, mezclándose. La Vía Láctea continúa siendo dos de los templos de la música en directo dentro de un barrio que ha pasado de ser una zona olvidada del centro de Madrid a la joya de la corona del moderneo hipster. La actitud de locales como este ha resistido ante el postureo vacío de contenido que a veces invade el barrio de moda de la capital. Quizás, por eso, se puede ver actuar por allí a grupos tan longevos como Sex Museum.

Al grupo que empezó tocando en bares como aquél le ha ocurrido lo mismo. Combinando psicodelia y rock de garaje, pero, sobre todo, destilando respeto por el oficio que se inventó Chuck Berry allá por los cincuenta, Sex Museum ha ido sobreviviendo al paso del tiempo, las tendencias y los estilos. Es significativo que varios de sus componentes no se hayan marchado de Malasaña, donde tienen su campamento base montado desde hace décadas. Los códigos del viejo barrio rockero impregnan toda su trayectoria –que tuvo un ligero parón a finales de los noventa para curarse de los excesos de juventud y retomar el rumbo– y se palpan en su nuevo álbum.

Musseexum. Ese es el nombre del disco con el que este quinteto desembarcará en Ibiza el próximo 25 de julio. Es la primera grabación en estudio de la banda en cuatro años, trece canciones cargadas de la potencia garajera habitual de la banda; material sonoro que desgranarán en formato acústico cuando sus componentes se suban al escenario desde el que se conecta con el público que rodea la piscina del hotel Santos. Los potentes riffs que perfilan la música de los madrileños se calmarán en el bolo que servirá para soplar las velas del cuarto aniversario de Dorado Live Shows. Una fiesta por todo lo alto. Para algunos será una manera de descubrir el amor por el rock and roll que ha acompañado a Sex Museum desde sus inicios de una forma más cruda y cercana. Para otros, ya iniciados, la oportunidad de gozar con un grupo que ha amasado seguidores fieles a lo largo de 33 años.

A parte de la banda no le pilla de nuevas la propuesta de Dorado Live Shows. Varios de los componentes de Sex Museum ya conocen la experiencia de actuar en el ciclo de conciertos desenchufados que organiza Concept Hotel Group. Javi Vacas (al bajo), Roberto Lozano, Loza (a la batería) y Fernando Pardo (guitarrista) también forman parte del núcleo duro de Los Coronas, que cerraron la edición de 2017 tocando su rock surfero. Según explicaban en una entrevista concedida a El País, “llevar una agenda milimetrada” es la clave para que estas dos aventuras sonoras puedan convivir alimentándose de las mismas cabezas y talentos.

Ahora, como Sex Museum, regresan a la isla junto a Marta Ruiz (que se pondrá a las teclas, su labor en el grupo junto a la composición que comparte con Fernando Pardo) y la voz de Miguel Pardo, que atacará temas como Breaking the Robot, Dopamina, First Time o Riots, presentes en el último disco. Una ocasión perfecta para ver en directo a uno de los combos más comprometidos con el oficio musical. Aunque Sex Museum pasara hace tiempo la frontera de los cuarenta, el grupo no ha perdido la pasión juvenil de aquellos adolescentes que rastreaban las tiendas de vinilos del Madrid ochentero a la búsqueda de una perla mod que llevarse el tocadiscos.